Técnica del masaje Sensual y Relajante

Técnica del masaje Sensual y Relajante

Después de una jornada estresante, no siempre es fácil relajarse y sentirse disponible sexualmente. Es entonces el momento adecuado para ofrecer a su compañero un masaje delicado y sensual que reavivará la ternura e intimidad de la pareja.

No tiene porqué ser un masajista profesional; siga las técnicas descritas a continuación y verá cómo su compañero empieza a relajarse al notar sus primeras caricias.

El lugar
Pida a su pareja que se acueste sobre una superficie plana y firme y colóquese por encima de sus nalgas, a su lado, o delante de su cabeza, dependiendo de las partes del cuerpo que desee masajear.

El aceite de masaje

Utilice un aceite o una crema de masaje para que sus manos se deslicen agradablemente, sin friccionar la piel. Existe una gran variedad de perfumes que podrá utilizar para acompañar sus gestos de aromas afrutados y exóticos.

Si después del masaje utiliza un preservativo, lávese antes las manos, ya que el aceite puede dañar el condón.

Las técnicas de masaje Alterne estas 4 técnicas, y pregúntele a su pareja cuál es la que prefiere.

Tocar ligeramente: Con la palma de las manos, efectue movimientos grandes y amplios sobre la piel, presionando ligeramente toda la superficie, sin brusquedades. Esta técnica se adapta perfectamente al masaje de la espalda, riñones, nalgas y muslos. También puede utilizarse para pasar delicadamente de una parte del cuerpo a otra.

Amasar: Presione, amase y pinche ligeramente los músculos entre la palma de cada mano, los dedos y el pulgar. El objetivo de estos movimientos es aliviar la tensión de los músculos, eliminando los puntos de contracción debidos al estrés, la ansiedad o posiciones inconfortables. Préstele una especial atención a los músculos que rodean las vértebras (teniendo cuidado de no apoyarse en la espina dorsal), la nuca, los omoplatos y las piernas.

Presionar: es una variante de la técnica del modelado. Utilice las articulaciones de los dedos o bien sus pulgares para ejercer presiones constantes o efectuar pequeños movimientos circulares. Esta técnica le permitirá aliviar los tirones en zonas muy localizadas.

Percutir: con el canto de sus manos, golpetee rápida y vigorosamente la espalda o los riñones de su pareja. Esta técnica no sirve para relajar sino para tonificar los músculos.

No se olvide de las zonas sensibles

Los pies: si quiere una relajación completa, no se olvide de masajear la planta de los pies de su pareja: es lo más eficaz para un relajación profunda.

Las manos: perfeccione su técnica, masajeando la palma de las manos de su pareja. Deje reposar el dorso de su mano entre sus dedos y masajee la palma con el pulgar, desde la muñeca hasta la punta de los dedos.

El rostro: Realice ligeras presiones circulares en las sienes, la frente y detrás de las orejas; termine efectuando un masaje en el cuero cabelludo.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *